Así era la educación en Colombia hace 80 años

Durante el siglo XX se pasó de una formación agrícola a una más académica.

Hace menos de un siglo, los niños de muchas escuelas del país eran educados para formar parte de la fuerza productiva como obreros, granjeros o ebanistas.

Mientras tanto, las niñas (que hasta comienzos de siglo pasado pudieron ir a las escuelas) eran instruidas en trabajos manuales, como la costura. Pasaron 30 años desde el comienzo del siglo XIX hasta que les enseñaron taquigrafía.

Desde la expedición de la Constitución de 1886 hasta 1930, cuando terminó el periodo conocido como la Hegemonía Conservadora, los altares de los colegios hacían alusión a Jesús, el Diviño Niño, el Sagrado Corazón de Jesús o la Virgen.

De acuerdo con Daniel Jiménez, historiador del Archivo General de la Nación, bajo los gobiernos liberales que le siguieron surgió la necesidad de hacer visibles a los próceres y tener un modelo de lo que debería ser ‘el buen colombiano’. Entonces los altares religiosos dieron paso a las figuras de Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y Antonio Nariño, entre otros.

Los internados, que cobraron fuerza frente al ímpetu de formar 'ciudadanos de bien' alejados de la maldad del mundo, permitieron que las familias numerosas no solo educaran a los hermanos juntos, sino que al tiempo pudieran alimentarse y aprender oficios que luego les servirían para sostenerse.

La edad de ingreso de los niños a colegios públicos e internados eran los siete años en promedio, mientras que los hijos de padres con más recursos aprendían en sus casas de la mano de institutrices.

Sin embargo, la llegada de la violencia bipartidista durante la mitad del siglo pasado hizo que casi todos los internados públicos desaparecieran, debido al inicio de los desplazamientos masivos en el país.

Para darles paso a las artes liberales, se crearon los orfeos, que era el espacio en el cual los estudiantes podían ponerse en los zapatos de otro: por un momento dejar de ser quienes araban los cultivos en los internados para ser enfermeras, sacerdotes, bailarinas y músicos. Por lo general, estos grupos tenían su propia orquesta.

Antes de la primera mitad del siglo pasado, a los colegios oficiales llegó la práctica de la gimnasia, el fútbol, el básquet y el voleibol. Los niños podían usar pantalonetas, pero las niñas que quisieran practicar estas actividades, debían hacerlo en falda y con zapatos de calle.

"En los colegios apareció la gimnasia, pero como una actividad de culto al cuerpo, un complemento de la educación que no es libre, porque ese ejercicio es completamente normalizado y ordenado", explicó el historiador Jiménez.

Además, agregó que los uniformes blancos daban muestra de la pulcritud que querían impartir a los niños. "Es muy cercana al tema doctrinario de la milicia, la idea es que los muchachos no piensen cosas profanas en esos espacios. Están concentrados en que el cuerpo es un templo y debe estar aseado".

Para la segunda mitad del siglo XX, la educación se transformó: ya casi no había internados públicos y los colegios privados aparecieron para incluir a las niñas en la enseñanza de latín, derecho mercantil, inglés y francés, entre otras materias.

Además, se dejó de enseñar el higienismo, pues cada vez más niños de los colegios oficiales tenían zapatos y se empezó a equilibrar la educación de hombres y mujeres.

POR: LAURA AGUILERA JIMÉNEZ.

Modificado por última vez en%PM, %15 %919 %2016 %16:%May

15°C

Bogotá

Partly Cloudy

Humidity: 61%

Wind: 27.36 km/h

  • 03 Jan 2019 17°C 9°C
  • 04 Jan 2019 18°C 8°C